La Publicidad en el Lugar de Venta es una estrategia de marketing muy beneficiosa para los comercios minoristas para dar a conocer promociones, permite diferenciarnos de nuestros consumidores e incentivar la compra en el momento que realiza su elección de compra y, por lo tanto, aumentar las ventas y fidelizar al cliente.

Este tipo de publicidad la podemos encontrar en diferentes formatos: en columna, contenedor, degustador promocional, dispensador, display, exhibidor, expositor apilable, expositor de pared, expositor de suelo,…

A la hora de diseñar, se deben tener en cuenta una serie de características:

  • • Fácil de montar, desmontar y transportar.
  • • Ligeros.
  • • Modularidad de los sistemas y de sus componentes.
  • • Atraer la atención del consumidor.
  • • Aumentar el valor de los productos presentados, e incitar a la compra.
  • • Potenciar la imagen de marca en la sociedad y confortar la notoriedad del fabricante y el distribuidor.
  • • Suponer un ahorro al servir como elemento de envase, embalaje y transporte.
  • • Su diseño puede ser adaptado a cada producto y forma, estudiando conceptos creativos, atractivos y originales.

A nivel de Marketing debemos tener en cuenta las siguientes recomendaciones:

  • Conectar con el cliente: es muy importante el vínculo con el comprador. Hay que conseguir una conexión emocional con los clientes potenciales para transmitir confianza. El diseño es muy importante y el producto ha de ser fácilmente accesible.
  • Sacar el máximo partido del espacio: antes de diseñar el elemento de PLV se debe estudiar con cuidado dónde va a estar situado dentro de la tienda. Hay gran variedad de soportes con diferentes alturas y tamaños para crear una colocación óptima sin saturar el espacio del cliente.
  • Mucha promoción: aprovechar los displays PLV para anunciar promociones junto a los productos en venta. Pero no sólo para promocionar estos productos sino que es extensible para promover su página web, otras ofertas online o incluso eventos próximos.
  • Cambiar los displays con frecuencia: genera una experiencia de compra fresca y motivadora para el cliente. Los displays que se cambian a menudo captan más la atención del cliente.
  • Como has podido comprobar, los expositores publicitarios son una herramienta muy útil para tu empresa. Cuida la calidad del display, te conviene mostrar una imagen profesional y de confianza. Los productos deben mostrarse de manera ordenada, llamativa y apetecible para el comprador.

Recuerda, analiza el lugar donde vas a colocar el expositor antes de ubicarlo, pues de ello dependerá gran parte de su éxito. No olvides las posibilidades de venta que estos elementos te ofrecen y lo que pueden influir en las decisiones de compra.

Dejar un comentario