Skip to main content
0

A la hora de implantar un sistema de señalización debemos considerar tres aspectos fundamentales: efectividad, estética y precio.

Es la guinda del pastel, el elemento de la obra que más miradas recibe, y por lo tanto, debemos de prestar especial atención. 

Una mala señalización, puede ser causa de múltiples problemas, fundamentalmente en lo que se refiere a la experiencia del usuario. 

El tamaño, el material, la ubicación,… todo importa.

El precio también, por supuesto. 

En algunas ocasiones podemos usar sistemas normalizados, pero normalmente fabricamos sistemas propios empleando los materiales que quiere el cliente y adaptando todas las características de los elementos para conseguir el mejor resultado. 

 

Entrada siguiente

Dejar un comentario